Tratamiento de viscosuplementación para la artrosis

La viscosuplementación es un tratamiento que puede aliviar los síntomas de la artrosis. Consiste en inyectar en una articulación una sustancia, similar a un gel, que se llama ácido hialurónico. Por lo general, se hace en la rodilla. Puede ayudar a reducir el dolor y la hinchazón.

La amortiguación natural de las articulaciones

Los huesos que se unen en las articulaciones suelen tener una cubierta de cartílago en los extremos. Este cartílago permite que los huesos se muevan con suavidad unos contra otros. El cartílago está cubierto de un líquido que contiene ácido hialurónico. Funciona como un lubricante y amortiguador en la articulación. Si tiene osteoartritis (artrosis), la cubierta del cartílago se descompone con el tiempo. Esto se debe al desgaste. Sin la cubierta del cartílago, los huesos de la articulación se rozan entre sí.

¿Por qué se hace una viscosuplementación?

Las personas que tienen osteoartritis con frecuencia tienen menos ácido hialurónico de lo normal en las articulaciones. Eso produce síntomas como dolor, rigidez e hinchazón. Sustituir el ácido hialurónico puede ayudar a reducir los síntomas. Por lo general, la artrosis se trata con medicamentos e inyecciones de corticoesteroides. Pero si estos no son suficientes, la viscosuplementación puede ayudar a reducir el dolor, la rigidez y la hinchazón. Funciona mejor en las personas que tienen artrosis leve o moderada. Por lo general, la inyección de ácido hialurónico se administra en la rodilla. Pero también puede hacerse en la cadera o en otras articulaciones. También se puede usar este tratamiento para tratar la artritis reumatoide.

Riesgos del tratamiento

Todos los procedimientos tienen algunos riesgos. Algunos de los riesgos de este procedimiento:

  • Aumento de los síntomas justo después de la inyección, pero que dura poco tiempo (es lo más común).

  • Sangrado.

  • Reacción alérgica.

  • Dolor en el lugar de la inyección.

  • Infección.

  • Los síntomas no se alivian lo suficiente.

Los riesgos individuales dependerán de su estado de salud general y de la frecuencia de las inyecciones.

Cómo prepararse para el procedimiento

Antes de su procedimiento, avísele a su proveedor de atención médica lo siguiente:

  • Los medicamentos que usa. Esto incluye los medicamentos recetados y los de venta libre, como el ibuprofeno. También incluye las vitaminas, las hierbas medicinales y otros suplementos.

  • Si hubo algún cambio reciente en su salud. Esto incluye una infección o fiebre. Si tiene una infección en la articulación, la inyección tendrá que retrasarse.

  • Si es sensible o alérgico a algo. Esto incluye medicamentos, látex, cinta y medicamentos anestésicos.

Quizás le convenga usar ropa suelta. Así le será fácil dejar expuesta la articulación. Su proveedor de atención médica podría darle otras instrucciones sobre cómo prepararse.

El día del procedimiento

Es un procedimiento rápido. Se puede hacer como parte de una visita normal al consultorio. En general, usted puede esperar lo siguiente:

  • Se limpiará la rodilla o la zona en la que se colocará la inyección.

  • Quizás el proveedor de atención médica le inyecte un medicamento local para el dolor (anestésico) en la zona de alrededor de la articulación. De ese modo, no sentirá ningún dolor en la zona durante el tratamiento. O quizás su proveedor de atención médica use un anestésico en aerosol.

  • Es posible que su proveedor de atención médica use pruebas de diagnóstico por imágenes. Puede ser una ecografía o un dispositivo que emita radiografías continuas. Esto le permite colocar la inyección en el lugar correcto.

  • Si tiene líquido adicional en la articulación, es posible que el proveedor extraiga una pequeña cantidad.

  • Su proveedor de atención médica inyectará el ácido hialurónico en el espacio articular con una jeringa y una aguja Es posible que se coloque la inyección en varios lugares.

  • Le colocarán un pequeño apósito en el lugar de la inyección.

Después del procedimiento

Debería poder irse a casa poco después de la inyección. Pregunte a su proveedor de atención médica si puede conducir el automóvil.

Recuperación en el hogar

Es posible que tenga dolor leve, calor e hinchazón justo después de la inyección. Por lo general, esos síntomas no duran mucho. Una compresa de hielo puede ser útil. Siga todas las instrucciones de su proveedor de atención médica sobre los medicamentos. Durante las próximas 48 horas, evite lo siguiente:

  • Estar de pie por períodos largos.

  • Caminar mucho.

  • Trotar o correr.

  • Levantar objetos pesados.

La inyección no aliviará los síntomas de inmediato. Es posible que pasen varias semanas hasta que empiece a sentir la diferencia. El alivio de los síntomas puede durar varios meses.

Visitas de control

Su tratamiento puede incluir varias inyecciones durante algunas semanas. Asegúrese de asistir a todas las citas. Si no recibe la serie completa, el procedimiento podría no funcionar bien. Informe al proveedor de atención médica si las inyecciones no alivian los síntomas. Si el tratamiento funciona, podrían colocarle más inyecciones en unos 6 meses.

Cuándo llamar a su proveedor de atención médica

Llame a su proveedor de atención médica si ocurre algo de lo siguiente:

  • Los síntomas no desaparecen pronto.

  • Calor, enrojecimiento o dolor intensos en la articulación.

  • Fiebre alta.

© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. All rights reserved. This information is not intended as a substitute for professional medical care. Always follow your healthcare professional's instructions.